Albóndigas con tomate

Nunca he sido muy fan de las albóndigas, pero desde que empecé la dieta Dukan y tuve que encontrar  nuevas formas de comer carne, es uno de mis platos favoritos. No os dejéis amedrentar por la larga lista de ingredientes; la mayoría son especias con las que sazonar la carne, y ya veréis que queda estupenda 😀

INGREDIENTES:

Para aliñar la carne:
– 1/2 Kg de carne picada
– 1 Huevo
– 1 cucharada de salsa Lea & Perrins (salsa Worcestershire)
– 1 cucharadita de Tabasco
– 1 cucharadita de ajo en polvo
– 1 cucharada de curry en polvo
– 1 cucharadita de aliño para fajitas
– Tomillo, Sal, pimienta, orégano

Para la salsa:

– 1/2 cebolla
– 3 tomates
– 4 cucharadas de tomate natural triturado
– 1 cucharada de aspartamo (o azúcar)
– Sal, pimienta y orégano
– 2 cucharadas de vino blanco
– 1 cucharadita de pimentón

PREPARACIÓN:

En un bol grande poner la carne picada. Añadir el huevo y mezclarlo bien con la carne (la mejor manera de hacerlo es con la mano).

Añadir la salsa Worcestershire, el Tabasco, el ajo en polvo, el curry, el tomillo, el aliño de fajitas, el orégano, la sal y la pimienta y mezclar hasta que quede una pasta homogénea.

Precalentar el horno a 210º.

Poner una lámina de papel de horno en una bandeja de horno. Hacer bolitas (del tamaño de bolas de golf) con la mezcla de carne y especias y disponerlas en la bandeja, sin juntarlas demasiado.

Hornear  alrededor de media hora, o hasta que las albóndigas estén bien tostadas. Cuando estén listas, sacarlas del horno y reservarlas.

Pelar los tomates y picarlos. En una cazuelita poner una cucharada de aceite y cuando esté caliente, añadir el tomate. Calentar durante unos minutos y añadir el aspartamo (o azúcar), el orégano, la sal y la pimienta. Dejarlo a fuego medio durante 10 minutos, e incorporar el tomate natural triturado. Después de unos minutos más calentando, retirar del fuego.

Picar la cebolla y rehogarla en una sartén grande con 1 cucharada de aceite. Cuando esté dorada, añadir las albóndigas. A continuación, espolvorear con el pimentón y seguir rehogando durante 3 ó 4 minutos a fuego vivo.

Añadir las dos cucharadas de vino blanco a las albóndigas y esperar un momento a que se evapore el alcohol. Por último, añadir el tomate a la sartén, calentar un par de minutos más, y ¡listo!

Anuncios